5 de febrero de 2009

No importa donde estés…no estés triste.


No importa donde estés, sabes que nadie ocupará el lugar que noche a noche obtuviste en mi piel,…no importa donde vaya tu mirada, sabes bien que lo que ambos descubrimos esas madrugadas quedará grabado en la brisita que se filtra por tu ventana donde vimos amaneceres inolvidables.

No estés triste, que mientras yo pueda respirar desearé ver tu sonrisa de niña;… ¡tranquila!... que nadie ni nada en este mundo podrá ahogar tu corazón libre y maravilloso… no dejes que el día a día apague tu alma que no se cansa de encantar el silencio donde recuerdo cada momento compartido.

No importa donde estés, recuerda que mi corazón te lleva en ese lugarcito donde se esconden las cosas que tan sólo tú y yo sabemos, donde duerme la respiración agitada, la voz quejosa y las gotitas de sudor entre las risas tranquilas… no importa donde estés siempre serás tal vez la persona más importante, la mujer con carita de niña que me permitió conocer el cielo y descubrirla a media luz para perdernos en las locuras que únicamente y siempre tú y yo entenderemos.

¡Tranquila!..., que mientras pueda ver el atardecer y la mañana intentaré hacer de todo para que la tristeza ande lejos de tu voz, que la amistad envuelta de complicidad que ambos respiramos me hace guardar un par de bromas para relajarte la noche en que volveremos a caminar sin rumbo, muy tarde, como siempre por la avenida que atraviesa nuestra ciudad… contándonos secretos propios y ajenos, riéndonos de alguna ocurrencia, burlándonos del mundo y de la vida, disfrutando las cosas que nadie en este mundo se imagina y que viven dentro de esta amistad llena de secretos y que hace que mi corazón te guarde en ese lugar donde nacen las ganas de verte siempre reír, guapa como siempre, bien, en paz.

No hay comentarios: