8 de enero de 2009

Frente al mar


Hasta contigo me siento solo, hasta contigo que tantas veces me has acompañado, como hoy, como ayer, como siempre (tal vez).

Perdona, tal vez estoy siendo irreverente o quizás injusto,…si es así perdona, pero entiende también cada palabra que he decidido callar, cada suspiro que hoy me toca ahogar frente a ti. Ahora frente al mar parece que estuvieras aquí, pero luego te veo ir, hacia donde no puedo llegar, hacia donde nunca iré…y otra vez te vas, como ayer, como hoy, tal vez como mañana también y la sensación de muerte se va pareciendo a este dolor en el pecho, a esta lágrima… lo siento, pero hasta tu compañía me duele,… otra vez estamos frente a frente, como cuando era un niño, como cuando fui creciendo, como ahora que se me acorta de a pocos la vida.

Con tu silencio alguna vez me lo pudiste advertir pero sordo caminé hacia ese lugar donde fui feliz, porque el corazón precisaba de amor, fui un esclavo de aquella necesidad, de aquel maldito amor que hoy me falta otra vez, de este maldito amor que me hace llorar, que me ha dejado abandonado como cuando me encontró aquel verano.

Hasta contigo hoy me siento solo,… quiero que el viento se lleve otra vez esas risas, que aparezca la compañía que toda la vida me ha sabido soportar, pero todo es en vano, todo se convierte en inútil…cuando terminen estos días, siento que falta poco, quiero que me des el abrazo que en invierno evito, porque así hoy se me acaben los pasos, creo que siempre intentaré ir hacia donde estás, porque sólo frente a ti pude soñar y reír… porque estoy seguro ahora que frente a ti en realidad aprendí lo que es vivir.

No hay comentarios: