15 de octubre de 2008

Hoy que no estás


Hoy que ya no estás todo es tan difícil de llevar,…todo me estorba…y no puedo vivir con toda esta culpa que es sólo mía: recuerdo aquellos días en los cuales te dejaba a un lado de mis horas, cuando era injusto con todo lo que vivíamos… recuerdo, sintiendo odio por mi mismo, cuando buscabas la mejor ocasión para vernos, para compartir cosas que hoy extraño y me hacen falta… Hoy que no estás, sé que te he perdido por abandonarte en tus peores momentos, por no darte al menos unos minutos… no imaginas cuanto te extraño ahora y cuan solo me siento… perdóname, perdóname,… pues cada vez que podías me dabas de la manera más maravillosa el amor que tenías en el corazón y yo ni siquiera de prestaba atención, vivía atareado con cosas que ahora me importan poco… Hoy que no estás miro nuestras fotografías y no puedo contener las lágrimas, pues sé que todo es culpa mía… Hoy que no estás leo tus cartas, tu letra desordenada y esas palabras bonitas que escribías y sigo sin poder contener el llanto… camino de regreso a casa por donde tú y yo caminábamos y llegan a mi mente esos pasos que compartíamos riéndonos, conversando, sintiendo tanto amor… y no me perdono haber tirado a la basura todo lo que hoy me hace falta,… hoy que no estás, las canciones que eran nuestras me lastiman, te encuentro en todo lo que está a mi alrededor… y ruego que suene el teléfono y que seas tú otra vez, como aquellas noches en la cuales solo te bastaba escucharme… tú dices que es culpa de ambos, … no tienes razón en eso, es culpa mía… pues yo te he perdido, pues yo no cuidé nuestro amor y fui un tonto porque desperdicié los momentos maravillosos que compartíamos, porque no supe amarte como merecías, porque te deje a un lado en mis días, porque no valoré lo que sentías por mi, lo que hiciste por mi aun sin merecerlo… sé que ya no volverás pues no fuiste feliz a mi lado, …y ahora no imaginas cuanto me estorban las cosas por las que dejé de verte y cuan grandes son las ganas de que estés aquí,… De que me ames como tú sabes: de esa manera loca y tan única, que a cualquier mortal lo desconcertaba, no imaginas cuantas son las ganas de que hagas una locura por mi como las que hacías sin importarte la gente… me odio por darle importancia a lo que me decían: Que las cosas de manera alocada no caminan, que debería conseguirme una chica más cuerda, que no eras para mi… no imaginas cuanto me odio por prestar oídos y atención a eso,…pues hoy que no estás comprendo que el verdadero amor te lleva a hacer todo lo que hacías por mi, que me amaste con todas tus fuerzas… fui un tonto, un idiota, … Hoy que no estás recién valoro todo lo que me dabas y me odio por eso, pues te he perdido y con eso todo lo que adornaba mi vida…. no te haces ni siquiera una idea de cuanto necesito que me llames, de cuanto quiero que caminemos juntos… te extraño, te amo, …todo fue mi culpa y lloro apretando los puños, martillando mi cerebro con la firme idea de que fui un tonto por perderte, de que fui muy malo e injusto contigo, te abandoné, te dejé sola, ….ahora soy yo el que no sabe vivir y persiste en mí el sentimiento de odio por perder lo más bonito que he podido tener en la vida, ….Hoy que no estás, recuerdo que no soy nada si me faltas.