14 de septiembre de 2008

No será la última noche


Aquí llueve, miro tras el vidrio de esta ventana ancha sosteniendo la esperanza de viajar al ayer, cierro los ojos y miro atrás…aquellos días donde todo era deliciosamente simple,…¿Qué he hecho de mí?... ¿qué dejé de hacer en ti?... quien sabe por donde estarán tus pasos preocupados, tu mirada de niña inocente y traviesa, tus ojos café …esa risa que tanto bien me hacía y que adoré, que adoro hasta hoy cuando pesan sobre mi tantos días perdidos buscando algo que se parezca a la felicidad, algo que reemplace lo que tenia miedo de perder a tu lado.

Aquí llueve y ya no estás… es normal, entendible, razonable, justo y penoso,… no merecías quedarte toda la vida aquí, tú siempre mereciste ser feliz y aunque decías que eras feliz a mi lado sé que mi vida terminaría por lastimarte, sé que mis miedos, justificados o no, impedirían vivir con soltura el amor que soñamos… perdóname, todo lo que hice, por más raro que parezca, lo hice pensando en tu felicidad,…¿Cómo vivir fingiendo que no pasaron esos años? ¿Cómo romper todas esas cadenas que te atan hasta hoy, y que te seguirán atando? …¿cómo ser como me soñaste?...perdóname… aunque el perdón siempre sea poco, creo que tendría que pedírmelo a mi mismo, porque me he condenado a las mentiras, a la vida insípida, a los pasos sin sentido mientras la luna hace un esfuerzo por escucharme…el perdón debería pedírmelo a mi mismo, porque esto ha sido una especie de suicidio, porque sé que tú tienes más fuerzas para salir adelante, porque sé que tú sabes vivir mejor, porque sé que serás feliz, mientras yo siga vagabundeando en estas calles esperando ser feliz… aquella noche te vi dichosamente acompañada y aunque reconozco dolido que sufrí, tengo que confesar que entendí que estaba bien, que en realidad siempre merecerás estar así: sonriente, feliz, guapísima… llega a mi mente la pregunta inútil: ¿tienes algo que contarme? …tal vez si, quizá no… además, no soy quien para saberlo ¿verdad?... pues de mí te puedo contar que intento sobrevivir, que aquel mundo que creía fantástico no lo es tanto, que es más bien una especie de cascarón donde no vivo cómodo, que todo es totalmente distinto a lo que vivía estando a tu lado, donde si vivía feliz, donde podíamos hacer lo que se nos venga en gana, donde vivía cómodamente amado cuando me entregabas tu corazón…te contaré que mi mundo no es como lo soñé, que ya empecé a estudiar como siempre me aconsejaste, recuerdo que creías que lograría todo lo que me propusiera, recuerdo que estabas totalmente confiada en mi capacidad, segurísima de mi inteligencia…sabes, creo que en realidad mi inteligencia me abandonó en momentos cruciales, porque siento que tal vez nunca supe entenderte del todo, porque creo que fui un poco injusto contigo que me habías querido sin límite… como te dije aquella vez por teléfono mientras se nos rompía el corazón a ambos: creo que nunca merecí tanto.

¿Qué será de mi sin ti?....no lo sé, creo que nunca lo sabré… pero quiero que sepas que donde esté siempre estarás, que te recuerdo aunque de nada sirva y que te extraño a rabiar, que el final de esta historia: real, ficticia, imaginaria o palpable está ahí en tu corazón…perdóname por complicarte la vida,…creo que nunca me perdonaré complicármela yo mismo,…espero que seas feliz, que todo te salga bien en la vida, en aquel proyecto, en aquellos exámenes, tú también eres una persona muy inteligente,… ojala ya no haga tanto frío y que de una vez por todas cese esta lluvia que te trae a mi corazón, a mi ventana, a este espacio vacío, a mi mente… sospecho en algunos momentos que nunca podré ni sabré ser feliz, …miro tras el vidrio de esta ventana ancha y es la noche que está frente a mi, ..Otra vez la noche vacía, otra vez los recuerdos, la imaginación… y odio todo, odio esta letra, odio esta ventana, odio mis miedos, odio esta noche, odio aquellos años tuyos, odio estas lágrimas que seco con rabia, odio esta lluvia que te trae otra vez aquí,… odio todo… porque pronuncio tu nombre y no apareces, porque todo es triste, porque todo se ha vuelto tan sombrío, porque estoy seguro que no seré feliz sin ti, porque sé que te he perdido, porque sé que me he perdido yo mismo…porque estoy condenado a esto, porque sé que no será la ultima noche, porque sé que seguirás en mi corazón y en mi mente, porque grito tu nombre una y mil veces y no apareces… y todo,…todo es tan difícil, todo es tan diferente.