4 de julio de 2008

Yo quiero un beso tuyo


Aunque no sé bien a donde nos lleve aquel encuentro, tal vez sea el último eslabón de aquella cadena de momentos que tejemos noche a noche,…quizá nos lleve al espacio donde perderíamos el control o donde terminaríamos riéndonos el uno del otro,… cuanto me atrae lo vivido que llevas en tu risa,…cuanto me gusta que vivas con el corazón en la piel, sin miedos,… ¿y si uno de estos días nos besamos? …para terminar de hacer especiales nuestras noches,… para caminar de madrugada con la emoción de aquella nueva experiencia, para tener muchas más ocasiones de abrazarte fuerte y demostrarte que no importa aquella gente,…quizá podamos aprender a callarnos un par de minutos, unos cuantos segundos y en ese silencio cómodo descubrir una vez más que me encantan tus ojos, tu cabello alborotado y tu voz aún de niña… tal vez besándonos se nos acomode un poco la vida, podamos convertir aquellos pasos en abrazos, aquella avenida en un oscuro rincón, aquella luna en una fiel cómplice… quizá con ese encuentro que hace varias noches llevo soñando, podamos conocer un mundo mejor, un mundo en el que no nos sintamos tan extraños, tan complicados, sintiéndonos libres y unidos: libres por la naturaleza de nuestras almas, unidos por aquello que guardamos en el corazón, … ¿lo imaginas?... Estoy seguro que al menos lo has pensado mas desconozco el tiempo que pudo vivir aquella idea y si me equivoco, pues considéralo que a mi me ha robado varias horas… por tantas cosas en común, por tu vida confundida, por mi vida atolondrada y golpeada,… yo quiero un beso tuyo, porque sé que no será sólo uno, por lo especial que le regalas a la noche, a los días, por nuestras conversaciones a veces infinitas, por la compañía, por tu cigarrillo que ya no me molesta tanto, por mis canciones que siempre te gustaron, por ti, por mi, por los dos…yo quiero un beso tuyo, aunque no sé bien a donde nos lleve aquel encuentro, sólo sé que sería la noche más feliz, la que siempre nos merecemos por todo lo que amamos vivir,... un beso, varios besos, que confirmen en nuestros silencios que yo no le tengo miedo al riesgo de enamorarme locamente de ti.