6 de abril de 2008

Cuando ríes me alegro yo

Caminando pensé en ti, te recordé,… llegaron a mi mente aquellos años donde todo era tan sencillo: tus abrazos, tus cuidados, tu voz,… no sé a donde ir, camino sin rumbo como siempre, y con cada paso aparece tu imagen tierna, tu cabellito recogido, aquellas palabras que tanto bien me hacen. Te confieso que me asusta pensar que me puedes faltar, se me quiebra la voz y la mirada se estrella…y mientras doblo la esquina a paso lento, siento que amo nuestras conversaciones interminables, el café caliente en taza de porcelana, tus abrazos donde me pierdo feliz,…sé que la vida ha sido dura contigo, que nada fue fácil, por eso adoro mucho más tus manos y tu corazón, tu voz y tu mirada… por eso cuando ríes, me alegro yo… porque después de haber vivido tanto compruebo que la paz se parece a aquel silencio mientras el sueño te vence, porque en esos momentos compruebo que el cielo no está en las alturas sino en el espacio que comparto contigo. Nunca podré plasmar todo el amor que te tengo, nunca podré agradecerte lo suficiente por tanto tiempo regalado, por tanta dedicación, por tanto amor… por acurrucarme a tu lado para ver el noticiero de las diez cuando tenia ocho años, por tu mirada comprensiva y serena ante mi llanto,… por quererme tanto, nunca terminaré de agradecerte, nunca terminaré de amarte… porque cuando ríes me alegro yo, dejándome conocer la felicidad…verte tranquila, disfrutando la tarde, me llena de una ternura indescriptible, de un amor incalculable… siempre, siempre te necesitaré, eternamente querré estar más tiempo contigo, …ningún rato me es, ni me será nunca suficiente, no me alcanzan esos minutos, quiero más tiempo a tu lado: para escucharte y reírnos, para abrazarte y querernos,… nada se compara a los momentos en que el viento dibuja tu risa: por eso hoy mientras camino sin rumbo, miro al cielo y pienso en alguna manera de hacerte reír para cuando llegue a casa, trato de imaginar, de planear, alguna forma de hacerte lo más feliz que se pueda, porque tu risa es la felicidad…porque quiero borrar esa lágrima en tu corazón, ...porque quiero sentir otra vez tu abrazo cálido, quiero contarte un chiste y escuchar tu carcajada, o que dibujes una cruz con tu dedo pulgar en mi frente antes de ir a la calle o quedarme contigo a ver esa telenovela, porque quiero que me digas otra vez “principito” y después del almuerzo sentarme a tu lado en el patio, los dos en esa banquita …porque te adoro, porque te amo cada día más abuelita.

No hay comentarios: